NASCAR

Conoce al Conductor

Cuando tenía sólo 18 años, el piloto de NASCAR Joey Gase perdió trágicamente a su madre, Mary, a causa de un repentino aneurisma cerebral. Ante una difícil decisión, Gase y su familia decidieron donar sus órganos para salvar y sanar a los demás. Más tarde, aprendieron que sus dones ayudaron a mejorar la vida de 66 personas. Gase desarrolló una pasión por educar a otros sobre la necesidad de la donación de órganos, córneas y tejidos y honrar a otros héroes como su madre. Su coche con frecuencia cuenta con su madre y otros héroes donantes que han dado el regalo de vida, lo que lo convierte en uno de los coches más únicos y significativos en NASCAR.